La Lonja Agropecuaria de Segovia cumple cuarenta años como referente nacional

Los precios de Segovia los siguen 25.000 usuarios semanales de toda España.

Lonja Agropecuaria de Segovia celebra su cuarenta aniversario como uno de los referentes de prestigio a nivel nacional. Su misión es la misma que tuvo cuando se constituyó en 1978: clarificar y tipificar los precios de más de 80 productos agrícolas y ganaderos diferentes.

Es un mecanismo que otorga transparencia y que facilita las relaciones comerciales entre productores y compradores, ya que les proporciona una base negociada sobre la que llevar a cabo sus operaciones comerciales. «Sin la mediación de la Lonja estarían en una lucha constante de precios, así las dos partes acatan el resultado», explica su presidente, Carlos González.

Los precios se fijan en las reuniones que se celebran una vez a la semana en la sede de la Federación Empresarial Segoviana (Fes). Desde sus orígenes en Segovia se han producido los jueves, independientemente de que sea o no festivo, aunque desde su creación hasta hace pocos años tuvo su sede en el edificio de la desaparecida Caja Segovia.

En este encuentro semanal participan los vocales, es decir, representantes elegidos entre los compradores y los vendedores que forman parte de cada una de las mesas representadas (ovino, porcino, cereales y hortalizas). En función de los precios ya existentes, cada una de las partes aporta su opinión argumentada sobre si el precio debería de subir o bajar tomando como base los datos de oferta y demanda.

Son 164 los socios que componen este organismo, aunque no todos participan en las reuniones, solo unos sesenta que ejercen como vocales. El presidente es el encargado de fijar el precio final de cada uno de los productos y aunque la variación no suele ser muy elevada, es decisiva para el sector.

La tarea del presidente no es sencilla y tiene que estar muy bien informado de la evolución de los mercados, tanto nacionales como internacionales, porque son reuniones polémicas en las que cada uno vela por sus propios intereses y el acuerdo nunca se consigue.

Los resultados se envían al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y se utilizan para hacer las diferentes estadísticas y análisis en toda Europa. Hasta el punto de que los precios que establece la Lonja de Segovia los siguen unos 25.000 usuarios semanales a nivel nacional, además de testigos en la Unión Europea.
Sin embargo, hay variaciones más bruscas que suele deberse a causas atípicas como a condiciones climatológicas extremas, una plaga o enfermedad. No obstante, González remarca al tratarse de un mercado cada vez más global la incidencia de este tipo circunstancias sobre los precios es menor que hace unas décadas. La Lonja de Segovia es la tercera más antigua de España, solo después de las de Zaragoza y Cataluña, y a lo largo de sus cuatro décadas de experiencia ha logrado consolidarse como un referente nacional.

Las cotizaciones que se otorgan a los cerdos grasos, lechones, cochinillos, el cordero lechal, los cereales y algunas hortalizas, como las zanahorias, patatas y cebollas, son utilizadas como guía por ciudades que carecen de lonja o de mesa representante en toda España.

La Lonja de Segovia solo regula el precio de origen, es decir, el que pagan al agricultor por el producto. El problema, según apunta González, es que esta cantidad puede multiplicarse hasta veinte veces, en el caso de los cereales, hasta su compra por parte del consumidor final.

Además, es un sector que, aunque ha logrado abaratar costes con el uso de maquinaria, sigue recibiendo por muchos productos el mismo pago que a principios de siglo, e incluso, que a finales del siglo pasado. Por eso, a su juicio, si no fuese por las ayudas nacionales y europeas que reciben la agricultura y la ganadería, los bajos precios habrían provocado la desaparición de estas profesiones.

En cuanto al balance de 2017 destaca los problemas que ha sufrido el sector del ovino a causa de la entrada masiva de ejemplares procedentes de Francia, Grecia o Italia a precios inferiores, que además de con precio inferior también son de peor calidad. Hasta el punto del que el mercado exterior está obligando a los ganaderos segovianos a vender por debajo del precio de producción.

Tal y como detalla el presidente de la Lonja, este es un problema «difícilmente corregible» en un mercado global que está haciendo desaparecer a miles de ganaderos al año en todo el país porque «no puede competir». También ha sido nefasto el año para las hortalizas debido a la sequía. Con la venta de zanahorias a trece céntimos de euro y de las patatas a cuatro céntimos por parte de los agricultores se puede decir que ha sido «un año ruinoso», lamenta.

El porcino, por el contrario, vive una época de bonanza y destaca por su profesionalización. Además, Segovia es una de las grandes potencias productoras de España y un referente tanto en calidad como en precios. También marca la diferencia con el resto del sector primario en cuanto a las exportaciones, ya que el 50% del porcino que se produce en la provincia sale hacia el mercado exterior. Por eso, explica González, los precios de esta carne dependen mucho de mercados como el alemán, que son los principales destinatarios, pero se han mantenido bastante estables y en un buen rango durante todo 2017, confirma.

No Replies to "La Lonja Agropecuaria de Segovia cumple cuarenta años como referente nacional"


    Got something to say?

    Some html is OK